LA GOTA DE SANT ANTONI

Cada día en nuestras casas se tiran a la basura numerosos embases de plástico de productos utilizados para la limpieza e higiene doméstica. Estos productos se compran y se usan semanalmente, pero a menudo no nos damos cuenta de que la producción de estos envases es altamente contaminante y daña el entorno en el que vivimos. Solo hay que pensar que para la fabricación de un embase de 75g se utilizan 1,46 Kw de energía, se emiten unos 133,9g. de dióxido de carbono ( CO2) y se necesitan unos 239 litros de agua; un bien escaso, que no se debería desperdiciar de este modo. Nuestra propuesta de detergentes y jabones a granel pretende reducir los embases necesarios a la mínima expresión, simplemente reutilizándolos. Cada uno de nosotros, podemos contribuir con una buena acción en favor de nuestro ecosistema, sin renunciar al consumo y la calidad de los productos.

Nuestros productos son aptos para veganos, no testado en animales, sin Fosfatos, sin Niquel, sin Katón, sin aceite de Palma y biodegradables hasta un 100%

QUIENES SOMOS

El proyecto La Gota de Sant Antoni nace de la necesidad de provocar una concienciación social y una transformación en el modelo de consumo actual, prestando la máxima atención a la sostenibilidad y al Medio Ambiente, bajo el empuje de la creciente sensibilidad en aspectos tan importantes como el calentamiento global, la contaminación, el agotamiento de recursos o el problema de los plasticos en los océanos. Nuestra misión es ofrecer toda una gama de productos para la limpieza del hogar, el lavado de ropa y vajillas, la higiene y cuidado personales y también articulos de belleza, con nuestra línea de cosmética ecológica, respetuosos con el medio ambiente y de óptima calidad. Además ofreciendo una línea de compra a granel, para reducir al mínimo los residuos plásticos que están ahogando nuestro planeta

ÚLTIMAS ENTRADAS

Cada día en nuestras casas se tiran a la basura numerosos embases de plástico utilizados para la limpieza e higiene doméstica. Estos productos se compran y se usan semanalmente, pero a menudo no nos damos cuenta de que la producción de estos embases es altamente contaminante y daña el entorno en el que vivimos, cada uno de nosotros podemos contribuir, con una buena acción en favor de nuestro ecosistema, sin renunciar al consumo y a la calidad de los productos. REUTILIZA TUS EMBASES, CUIDA EL MEDIO AMBIENTE.